¿Es necesario hacer testamento? Tipos y sus características.

Índice de Contenidos

Hacer testamento es un acto personal e individual, fruto de la voluntad del testador de regular el destino de sus bienes y patrimonio. Su principal característica es que debe expresar libremente el deseo del testador. Aun así, ¿es necesario hacer testamento?

El Código Civil lo define como «el acto por el cual una persona dispone, para después de su muerte, de todos o parte de sus bienes”.

¿Es necesario hacer testamento?

Desde el punto de vista legal, no es obligatorio. La ley ya establece, en caso de que no hubiera, quiénes deben ser los herederos, por lo que se podría llegar a pensar que no aporta valor respecto a no hacerlo. 

No obstante, disponer de sucesión facilita los trámites a los herederos, ahorra dinero y asegura que el reparto de nuestros bienes se hará tal y como deseamos. 

Hacer testamento es algo sencillo; es suficiente contactar con un notario, identificarse con el documento nacional de identidad (DNI) y declarar nuestra voluntad. Será el notario quien nos asesorará sobre las disposiciones legales y redactará el contenido del documento. 

El notario también será responsable de registrar y conservar el documento original hasta que llegue el momento de su apertura. 

¿Cuánto cuesta?

Hacer un testamento no es caro. Siempre dependerá del número de folios. El coste medio es de unos 40 – a 75 €. Este importe puede variar dependiendo de la provincia o el notario. 

¿Quién puede dejar sucesión?

Cualquier persona mayor de 14 años que no esté incapacitada, puede otorgar su voluntad. En el caso del testamento ológrafo será necesario tener cumplidos los 18 años. 

Tipos de voluntades

Los tipos de voluntades y sus características se encuentran reguladas en el Código Civil. En España existen distintos tipos de testamentos, por lo que es aconsejable conocer las diferencias que hay para poder elegir el más adecuado. 

Testamento ológrafo

El testamento ológrafo es aquel que se escribe de puño y letra.  Puede estar redactado por el propio testador, siempre y cuando sea mayor de 18 años. Debe estar firmado y además se deberá indicar la fecha completa. Aunque el redactado lo pueda hacer el propio interesado, es recomendable contar con asesoramiento profesional. La escritura debe ser clara y no tener tachones o correcciones.  

Para su convalidación, se deberá presentar ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del fallecido en el plazo de 5 años desde el día del fallecimiento. Si no se presenta en este plazo, no será válido. 

El juez citará a testigos para que certifiquen que la letra coincide con la del fallecido. Los testigos principales suelen ser cónyuge, hijos o hermanos. 

Una vez el juez considera probada la autenticidad, podrá iniciarse el reparto y adjudicación de los bienes. 

La ventaja de este tipo de testamento es que es sencilla y económica para el testador. Los inconvenientes es que puede contener errores por falta de conocimiento legal del testador. A veces es difícil poder demostrar su autenticidad, y es común que algún heredero lo intente impugnar. 

Todos los gastos de legalización de este documento van a cargo de los herederos. 

Aunque en España este tipo de testamento es legal, está cada vez más en desuso. 

Testamento abierto

El testamento abierto es la modalidad más utilizada. Este tipo de voluntad lo puede otorgar cualquier persona mayor de 14 años y en plenas capacidades. 

Para realizarlo se deberá acudir a un Notario y expresar oralmente la voluntad. Deberá ser redactado por el Notario, según la voluntad del testador. Deberá indicarse el lugar, día, mes, año y hora. 

Su realización es muy sencilla; solo será necesario acudir a cualquier notario con el DNI. El Notario deberá remitir al Registro General de Actos de Última Voluntad el nombre y DNI del testador para su registro.  

No es necesaria la intervención de testigos, excepto si el testador no sabe o no puede firmar, es ciego o no sabe leer. También sería necesario un testigo si el testador o el propio Notario lo consideran necesario. 

El Notario conservará el documento original firmado por el testador y mantendrá su contenido en secreto. 

El testamento abierto es el único válido sin necesidad de realizar ningún trámite para darle autenticidad, por lo que es el que más garantías ofrece. 

La ventaja es que tiene seguridad jurídica porque está supervisado por un Notario. El inconveniente es su coste y que no se puede mantener totalmente en secreto, ya que el Notario y testigos, si los hubiera, conocerán su contenido. 

Testamento cerrado

El testamento cerrado es una mezcla de los dos anteriores. El testador lo redactará y lo introducirá en un sobre cerrado y sellado, y se entregará al Notario. 

Este tipo puede ser escrito a mano o por ordenador y firmado a puño y letra por el testador. 

Una vez el documento esté en poder del Notario, levantará acta que deberá ser firmada por el testador. En este tampoco es necesaria la presencia de testigos, aunque podrán estar presentes si el testador o el Notario lo consideran necesario. 

Este documento podrá dejarse a cargo del Notario, conservarlo el propio testador o una tercera persona de confianza. 

Una vez se produzca el fallecimiento, la persona que tenga el documento deberá presentarlo al Juez en los diez días siguientes al conocimiento de la defunción. En caso de no presentarse, la persona será responsable de los daños y perjuicios causados a los herederos. 

La principal ventaja es que es un documento privado y que nadie sabrá su contenido hasta el momento de su apertura. La desventaja es que al no estar escrito con asesoramiento legal, puede contener irregularidades que hagan que se considere nulo.  

¿Se puede modificar el testamento?

Si, el testamento se puede modificar durante el transcurso de la vida tantas veces como se quiera. La última voluntad siempre será la válida. 

Es conveniente otorgar nuevo testimonio en caso de cambio del estado civil o nacimiento de nuevos hijos. Nosotros nos encargamos de todos los trámites necesarios.

En Proxima Serveis Funeraris, estamos a tu disposición para aclarar cualquier duda. 

Artículos relacionados