¿Cómo superar el bloqueo emocional tras el fallecimiento de un familiar?

Índice de Contenidos

La muerte de un ser querido es una de las experiencias más dolorosas de la vida. Aprender a lidiar con el duelo y adaptarte a la vida con la ausencia de la persona que se ha ido, no es una tarea fácil.  A veces, la persona que está atravesando el duelo sufre un bloqueo emocional del que piensa que nunca va a poder salir. En los casos más graves, el bloqueo emocional puede requerir tratamiento psicológico. En este artículo, vamos a abordar qué es el bloqueo emocional, qué síntomas presenta y cómo superarlo.

¿Qué es el bloqueo emocional?

Nuestro cerebro tiene dificultades para aceptar la muerte de un ser querido. El proceso se complica, todavía más, en los casos de las muertes súbitas o inesperadas. 

Los neurólogos han descubierto que la muerte de un familiar o una persona cercana tiene efectos profundos en el cerebro e, incluso, en el cuerpo. Tras sufrir una pérdida, el cuerpo libera hormonas y sustancias químicas similares a la respuesta ante un peligro: «lucha, huida o paralización». El recuerdo del fallecido desencadena en la persona que sufre el duelo una respuesta frente al estrés que modifica los circuitos del cerebro. Durante la etapa del duelo, la corteza prefrontal del cerebro (responsable de la toma de decisiones y el control de la mente) puede quedar en un segundo plano, y la persona actúa solo regida por el sistema límbico, que es el que genera los instintos más básicos de supervivencia. Este proceso es el que se conoce comúnmente como bloqueo emocional.

Los efectos cognitivos del bloqueo emocional son más pronunciados en el caso de las personas que sufren un duelo complicado. En este caso, el duelo y el bloqueo emocional pueden prolongarse en el tiempo. 

Síntomas 

Los síntomas más comunes del bloqueo emocional son los siguientes:

     

      • Incapacidad de tomar decisiones.

      • La persona se siente paralizada para actuar.

      • Falta de motivación.

      • Insatisfacción constante.

      • Sufrimiento.

      • Sentimientos de culpabilidad.

      • Aislamiento.

      • Dejar de hacer cosas que antes resultaban gratificantes.

    • Dejar de cumplir con las obligaciones diarias.
     

    Además de los síntomas emocionales, el bloqueo emocional también produce síntomas físicos, como los siguientes:

       

        • Dolores musculares.

        • Ansiedad.

        • Náuseas.

        • Trastornos digestivos.

        • Confusión.

        • Insomnio.

        • Dolor de cabeza.

        • Vértigo.

        • Fatiga crónica.

        • Temblores.

        • Sudoración.

        • Respiración acelerada.

        • Aumento del ritmo cardíaco.

        • Presión en el pecho.

      Cómo superar el bloqueo emocional

      La muerte es un hecho traumático. Al igual que sucede con todo tipo de trauma, la persona que lo sufre necesita un período de recuperación y rehabilitación. Una forma de superar el bloqueo emocional consiste en reflexionar sobre la relación con el difunto e intentar encontrar el equilibrio entre el amor que sentimos por la persona que se ha ido, con el dolor que nos causa su pérdida.

      Para superar el bloqueo emocional que causa la pérdida de un ser querido recomendamos seguir los siguientes consejos: 

      En primer lugar, hay que aceptar la realidad de la pérdida. Esto implica asumir que el fallecido ya no volverá nunca y que tendremos que amoldar nuestra vida a esta ausencia, en todos los aspectos. Por muy duro que resulte, hay que adaptarse a la nueva realidad, en la que el fallecido ya no forma parte.

      Por otra parte, es esencial aceptar el dolor. El duelo implica sufrimiento y es necesario pasar por esa etapa para poder superarla. Evitar el dolor o refugiarse en las adicciones es un modo de convertir el duelo en algo traumático y no llegar a superarlo nunca. Un modo de ir superando el duelo consiste en buscar apoyo en familiares y amigos, hablar con ellos de los  sentimientos de dolor que nos produce la pérdida y expresar sinceramente nuestras emociones.

      Durante la etapa del duelo, hay que evitar tomar decisiones importantes, ya que es un momento en el que la persona no piensa con suficiente claridad. Sin embargo, se debe intentar retomar la vida normal e ir asumiendo obligaciones, poco a poco. Esto ayuda a mantener ocupada la mente y a superar el duelo.

      Por otra parte,  por muy difícil que resulte, es esencial que la persona que está sufriendo el duelo se cuide cada día. Llevar hábitos de vida saludable, como seguir una buena alimentación, hacer ejercicio o estar en contacto con la naturaleza y el aire libre, es una forma de estar mucho más fuerte para afrontar el sufrimiento que produce el duelo.

      ¿Cuánto tiempo dura el duelo?

      El proceso del duelo será más o menos largo, más o menos doloroso, según las circunstancias de la muerte, la edad del difunto o la edad del doliente. Además, hemos de asumir que el duelo tiene altibajos. Según las circunstancias de la muerte de un ser querido y de la persona que padece el duelo, el sufrimiento puede fluctuar enormemente. En todo duelo hay altibajos y reacciones diferentes a lo largo del tiempo. Las personas en duelo suelen tener momentos en los que se sienten mejor y, posteriormente, pueden volver hacia atrás y volver a sentir el peor sufrimiento. Este es un proceso totalmente normal a lo largo del duelo.

      Por otra parte, el duelo es un proceso personal y único. Nadie tiene la misma experiencia ante el duelo y cada uno responde a la pérdida de un ser querido de forma distinta. El duelo es un proceso íntimo, un trabajo personal, para el cual cada uno establece los medios más adecuados que le sirven para superar la pérdida. Hemos de ser conscientes de que el tiempo en superar el duelo es distinto en cada persona. Para unos pueden bastar algunos meses, mientras que otros pueden necesitar años. En un duelo sano, el sufrimiento va disminuyendo gradualmente y la persona se va adaptando a la nueva situación. 

      ¿Cuándo hay que pedir ayuda?

      Cualquier duelo requiere consuelo. Pero este apoyo lo suele proporcionar la familia, los parientes y los amigos. A menudo, con esta ayuda es suficiente. Sin embargo, cuando el bloqueo emocional que sufre la persona le impide actuar en todas las facetas de su vida, sin ser capaz de ir avanzando a lo largo del tiempo, nos encontramos ante un duelo patológico o complicado.  En estos casos, es importante pedir ayuda y recibir tratamiento.

      Para superar el bloqueo emocional que produce el duelo en el caso de los duelos patológicos, los psicólogos aplican la terapia cognitiva conductual tradicional. Mediante este tipo de terapia, la persona que sufre el duelo es entrenada por los profesionales para cambiar los patrones de pensamiento nocivos que le impiden avanzar y superarse. La terapia cognitiva conductual ayuda a fomentar el crecimiento personal de las personas que están de duelo. Además, también se combina con otras técnicas: de relajación o de neuropsicología.

      En Proxima Serveis Funeraris ayudamos a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido y ponemos a su disposición la información y los recursos necesarios para superar el duelo y el bloqueo emocional causado por la pérdida de un ser querido. 

      Artículos relacionados